En la semana santa del 2001 nos fuimos de vacaciones a Torredembarra y aprovechamos para acercarnos a Barcelona, donde siempre nos sentimos como en casa. Y juramos no volver a salir de vacaciones en esas fechas, por cierto.