El viaje a Rumanía salió adelante por empecinamiento de Felix y mío. He de reconocer que resultó un país sorprendentemente bello, lleno de contrastes en las que la tristeza de la capital choca con la belleza de todos los lugares que recorrimos. En septiembre de 2009 volamos con Easyjet ( vaya experiencia….) a Bucarest y allí recogimos un coche con el que recorrimos todo el pais de norte a sur, llegando a la frontera con Ucrania.